Niña María 2017

Carta de agradecimiento a la Niña María  (Alumnos/as de 4º ESO).

 (Enlace reportaje de fotos)

Y ya van 13, 13 años aquí sentados; cantándote a viva voz y acumulando emociones que hoy, al fin estallan. Recuerdos. Los pilares de nuestra memoria, que forjarán nuestro futuro y que ahora tenemos más presentes que nunca.

Porque esta será la celebración definitiva. Atrás quedarán las medias blancas de canalé, los lazos que con tanto esmero fijábamos en nuestras gomas; la gomina que apaciguaba los pelos rebeldes de aquellos niños traviesos, los que aún ahora, sin necesidad de nombrarlos, se sienten identificados. Los valientes que llevaron su primera americana en contra de su voluntad, causando las risas de todos sus compañeros, pero que en este momento la visten con orgullo.

El uniforme planchado y colonia sobre los zapatos. ¡Cuántas veces lo hemos escuchado! Sin embargo, todavía hay quienes prefieren seguir tropezando con los cordones. Nosotras, entrábamos de punta en blanco, pero salíamos como si hubiésemos presenciado una larga batalla. Vosotros, gastabais más dinero en rodilleras, que en los cromos que comprabais en “Mabi” cuando las puertas se abrían.

Todo para que saliera perfecto. Y aquí nos encontramos ahora.A medida que nos hacíamos mayores, llegaba el otoño, las advertencias de Virginia para que no pensásemos en ropa nueva; a pesar de ello, las miradas cómplices lo decían todo. Empezábamos la ESO, sin darnos cuenta de que todo estaba terminando, y dando gracias entonces, por los incontables recuerdos.Nosotros, alumnos y alumnas de 4º de ESO te decimos adiós muy a nuestro pesar. Trece años cantando en cada noviembre, viéndote entrar en esta capilla, sin pensar lo rápido que te has posado sobre nuestros hombros por última vez. Finalmente llegó nuestro momento. No se nos puede hacer más difícil este “hasta pronto… Porque eso es lo que es: un “hasta luego”. Ninguno quiere dejar atrás este colegio que nos ha formado y nos ha dado, quizás, algunos de los mejores momentos de nuestras vidas. Hemos conocido a gente, mucha más de la que se encuentra aquí con nosotros, algunos se han quedado por el camino, pero ni a esos hemos querido olvidar…

Dónde quedan los viajes de casa al colegio abrazando las flores como si fuesen tesoros, y aquellos cantos con nuestras profesoras cuando no éramos más que personitas. Parece poco ahora llevar toda una vida bajo un mismo techo, con las mismas personas y sentados en los mismos pupitres. No es fácil pensar que esto puede cambiar en tan poco tiempo.Todo, cada detalle, cada día que hemos pasado entre estas paredes, nos ha marcado y nos dejará huella. Damos las gracias a todos; a ti colegio, por acogernos día a día durante todos estos años; a todos nosotros, porque no podíamos ser mejores compañeros de viajes, excursiones, madrugones, llantos y algún que otro examen; sin olvidarnos de ti, Niña María, gracias por unirnos y hacer que nuestros sentimientos hoy, sean de pena por dejarte atrás, por saber que de ahora en adelante, cada 21 de noviembre te cantaremos desde el otro lado, pero siempre como alumnos de este colegio.

Los lazos forjados aquí, con los compañeros y contigo, Niña María, nos hacen ahora plantearnos… ¡Qué afortunados somos de tener algo de lo que nos cueste tanto despedirnos!

GRACIAS.